Tortuga_bannerblog3

En una época como la actual donde los largometrajes de animación luchan por ser el más espectacular técnicamente y ofrecer productos que guste tanto a pequeños como a mayores se cuela de vez en cuando una cinta donde nos alejamos de las grandiosas animaciones de Disney o Dreamworks y se centran en contar una historia. Este es el caso que nos ocupa. Una historia, una buena historia.

El año pasado entre las nominaciones a los Oscars en la categoría de mejor largometraje animado se hacía un hueco una cinta francesa que la crítica admiraba sin paliativos y que no tuve ocasión de ver.
Aprovechando que Movistar+ me ofrecía una oportunidad que no aproveché en su tiempo no dudé en poner en la pantalla de casa La Tortuga Roja.
Me ha sorprendido gratamente esta película por su acabado, por su banda sonora, por su guión, por ese guiño a la magia, por su defensa de la naturaleza, de la familia, del ciclo de la vida. Todo eso ofrece La Tortuga Roja.

Emoción pura durante todo su metraje donde cada personaje se hace imprescindible y sus emociones son transmitida al espectador con toda claridad para encariñarnos con cada uno de ellos y que la empatía hacía ellos nazca y crezca a cada segundo del film. ¡Todo ello sin mencionar ni una palabra en todo el metraje! En apenas 80 minutos, Michael Dudok de Wit nos lleva a una isla donde llega un hombre tras un naufragio del que poco o nada se sabe, no importa.

Esta historia, antes contada con mayor o menor fortuna en la gran pantalla, se llena de simpleza por un dibujo tosco, sin detalle, carente de la visualidad que aporta el 3D de producciones coetáneas, pero repleto de una belleza en la que el espectador se va sumergiendo poco a poco con cada plano.
El día a día de nuestro protagonista en la isla, sus intentos por abandonarla o su forma de vida posterior hace que las relaciones mostradas en pantalla rebosen de naturalidad, firmeza argumental y sobre todo belleza.

descarga (2)

No se puede explicar toda la grandeza del film sin entrar en spoilers que podrían arruinar el visionado del espectador, pero si la película en sí se puede considerar BELLA la banda sonora que la acompaña la hace casi indescriptible. Una partitura de Laurent Perez Del Mar que engrandece la grandeza de la película en cada toma.

Una experiencia para todas las edades donde los pequeños nos podrán explicar pasajes que no entendamos a la primera, ya que al crecer perdimos la comprensión de la magia. Porque si hay una palabra que defina casi completamente esta maravillosa película es esa. MAGIA.

LO MEJOR: La banda sonora que hace lo bueno mejor, y lo mejor insuperable

LO PEOR: No soy capaz de sacarle nada malo.

descarga (4)

Reseña by @Clamajirand (twitter)