IMG_20180116_112459

Remake, vaya palabra. Normalmente viene acompañada de un temor más que justificado porque van a triturar una película que en su momento te encantó. Pocas, muy pocas veces, se puede decir que un remake mejora o iguala a su versión original, pero hay cintas de una época que el pensar en que hagan un remake además me hacen temblar de pavor por el resultado y por lo que significó para mí la película en cuestión.

Esto me ocurrió con Jumanji. Una cinta que disfruté en su día como un enano (ya no lo era tanto) y cuyo posible remake vi en una noticia y causó en mi nostálgico corazón un vuelco tremendo.

Encima vino el primer tráiler. Como poner negro sobre blanco lo que supuso para mi ese tráiler. En ese momento me consoló que el endiosado, con razón, Robin Williams no pudiera ver eso. Creció en mí, no ya un temor, sino una certeza de que la cinta sería un despropósito que lo único que intentaría era pasar por taquilla para que nostálgicos como yo lleváramos a nuestros vástagos a ver una película que nos encantó, pero más de estos tiempos. Me negué en rotundo: “Esta película no la veo en el cine, no me va a gustar” y con ese mantra fui viendo cada fotografía, cada tráiler, cada noticia relacionada con la cinta de Jake Kasdan.

La vida tiene a veces unos giros que ni el mejor guionista es capaz de imaginar y @sonypictures_es propuso un concurso para asistir al preestreno de la cinta y ahí fui yo, con ninguna esperanza de que me tocara, y participé en el concurso. Y mira por donde, me vi con dos invitaciones para ver Jumanji en su preestreno. Decidí ir con mi hija y por lo menos disfrutar con ella esos momentos, ya que la película no me iba a gustar: lo tenía decidido. ¡¡¡Remakes de Jumanjis a mi!!!!

Pues bien, la película me encantó. Diversión, risas, aventuras… entretenimiento puro que coge el concepto del título de 1995 para darnos una aventura nueva y que parte de una pregunta que todos los que disfrutamos con la cinta de Joe Johnston nos hicimos más de una vez. ¿Cómo es Jumanji?

IMG_20180116_112435

No es un remake, no quiere serlo. No es una secuela, no va de eso. Es una película de aventuras basada en un universo que nos conquistó hace la friolera de 22 años y que nos muestra una nueva aventura con nuevos personajes, nuevas situaciones, pero que guarda un respeto inmaculado por su origen. Basta decir que la película nos muestra dos pequeños detalles que toca el corazón de los nostálgicos y que explica la evolución del más famoso juego de mesa de la industria fílmica.

No es comparable con la cinta que nos mostró a Alan Parrish ser engullido por un juego de mesa. Son películas distintas y no se ha intentado “competir” con ella. Creo, después de verla, que la encasillo más como un gran homenaje, no solo a Jumanji, sino a todas esas películas de

aventuras que se pueden ver en familia y que todos los miembros de la misma la disfrutan independientemente de la edad que tengan.

No es la película definitiva, claro que no, es una muy buena comedia de aventuras. Un género que últimamente no nos ha dado muchas alegrías y que esta Jumanji nos vuelve a poner en el disparadero. Espero que se hagan más películas así. Sean Jumanjis o no, pero esa mañana de domingo con mi hija de 11 años tardará mucho en borrarse de mi mente por el SORPRESÓN que me supuso una cinta por la que no daba nada.

LO MEJOR: Jack Black. Maravillosa actuación. Se guarda para él los momentos más cómicos de la cinta.

LO PEOR: La inevitable comparación con la cinta protagonizada por Williams: evitarla, lo agradeceréis.

 

IMG_20180116_112445