elmstreet

 

Este año he recibido un regalo muy especial: La colección de pelis de Pesadilla en Elm Street. 

Llevaba años añorando este tipo de pelis en las pantallas de cine y en tv, así que dejé caer que me encantaría poder volver a visualizar cada una de las pelis de esta saga… y tenerlas para siempre; para que cada vez que me entrase mono de buen cine de terror pudiese echar mano de ellas.

Ya he visto la primera: A Nightmare on Elm Street y he quedado fascinada con cada una de sus escenas. Una película de 1984 que la vuelvas a ver y no te aburra o no te parezca patética tiene sus méritos.

Una de las cosas que más me gustan de “Pesadilla en Elm Street” es Freddy. Sin duda uno de los monstruos más auténticos que ha dado el cine de terror  (me gusta verlo más así que como asesino en serie… para mí la palabra monstruo de clásico de terror tiene más caché… le da como categoría y lo convierte en mito…) .
Freddy Krueger es un monstruo sarcástico, irónico y onírico. Esta última cualidad me encanta porque hace honor a la esencia de la peli… es un ser que aparece en sueños, que mata en sueños y el mismo juega con su capacidad onírica, y eso me fascina del personaje.

 

Volviendo a la peli, a esta en  particular, resulta llamativo, como curiosidad, ver a un Johnny Deep jovencísimo. No podía parar de mirarlo y notar (que cuando la vi en mis años de mozuela no me fijé) el actor que teníamos delante y a dónde podía llegar. Un joven Deep con gestos y halo que aún mantiene.

Por otra parte comentar, que aunque es verdad que la peli no ha envejecido nada mal, si que hay escenas en las que se ven colchonetas cuando los personajes caen… ¿pero y qué?, ¿acaso importa?… eso es insignificante cuando una peli de más de 30 años te sigue provocando la misma tensión y ansiedad que antaño.

tumblr_nqctfrzWBT1uy1uyro1_500

Así que si has leído esto y eres de los que han amado y aman a esta peli… no dudes en defenderla y vértela de vez en cuando… y si eres de los que nunca han visto esta peli… no deberías perdértela… un clásico , siempre es un clásico… y este encima es de los buenos.