La semana de la noche más grande. La noche más animada.
Ha llegado el momento.
Mientras los protagonistas ultiman los últimos detalles de los maravillosos vestidos o elegantísimos trajes que su diseñadora o diseñador de confianza han pensado para tan magna ocasión, a miles de kilómetros ya sabemos el pijama y la manta que nos acompañará durante las larguísimas horas de la noche más espectacular para todo amante del séptimo arte.
Se ultiman los visionados de los últimos trabajos para marcar la última X en una quiniela que será fiel compañera durante la retrasmisión del evento. Habrá comida, golosinas, bebidas, momentos de alegría y juramentos al infinito de que es la última vez que vemos LA GALA porque ¿¿Cómo le han podido dar el premio a tal o cual?? ¡¡¡¡Esto es todo política!!!!!
En definitiva. Llega la noche más grande. Llegan los Oscars.
Y para no perdernos vamos a revisar, en una serie de articulillos de opinión, como van a estar repartidos los dorados acompañantes de los mejores profesionales del celuloide según los académicos americanos.
En este primer artículo me gustaría repasar la categoría MEJOR PELÍCULA DE ANIMACIÓN.
En mi opinión estamos en el año donde las cintas finalistas son más flojas y sinceramente pienso que están años luz de la competición de su año precedente. Las Vaiana, Kubo, Zootropolis, La Vida de Calabacín y La Tortuga Roja, han dejado paso a obras que la mejor de ellas no saldría victoriosa contra ninguna de las cintas nominadas en 2017. No obstante hay buenas películas.
Todo lo que fuera escuchar un nombre diferente a Coco al anunciar el triunfador de la noche en esta categoría sería una sorpresa mayúscula. Es, con mucho, la mejor de las cinco obras que comparten nominación, pero aun así está muy lejos de obras hermanas de estudios.
La cinta dirigida por Lee Unkrich y Adrián Molina arriesga poco y los intentos de giros se quedan muy lejos de serlo. La parte visual es maravillosa, eso es cierto, y te deja embelesado viendo las coloridas localizaciones de la cinta. Mención aparte la música que acompaña el metraje que me ha encantado y es, junto al apartado visual ya mencionado, lo mejor de la película de Pixar.
No se puede evitar pensar en la película de 2014 producida por Guillermo del Toro “El libro de la vida”, la cual me parece bastante mejor película y con un acabado, que por original, me resulta mucho más atractivo.
Dreamworks también ha colocado en la final a uno de sus productos. La nominación de El bebe jefazo me dejo un poco sorprendido. Es cierto que es una película muy entretenida para ver con la familia, pero se hace demasiado infantil y la culpa de que esto sea un punto negativo lo tienen las propias “Majors” que nos han acostumbrado a obras de arte animadas y ahora pedimos más de cada cinta.
Ya muy alejada en calidad situaría como tercera favorita (ya digo que me resulta impensable que Coco no ganara enésima estatuilla para Pixar) a Ferdinand de Blue Sky Studios. Sinceramente dejaría de creer en el séptimo arte si los productores del estudio de Connecticut fueran los encargados de subir la escalinata que da lugar a la recogida del tesoro más preciado del universo cine. Una película demasiado larga, con un diseño de personajes irregular y en exceso infantil. Reconozcamos que Blue Sky hizo su mejor obra allá por 2002 con Ice Age y a partir de ahí ha sido un querer y no poder.
Sorpresa agradable, aunque mucha sorpresa, sería que la cinta donde los cuadros de Vincent Van Gogh cobran vida. La originalidad del film merece su nominación. La directora polaca Dorota Kobiela nos muestra una historia de misterio donde pareciera que los cuadros del genial pintor cobrarán vida con una animación que usa a la perfección el estilo del artista. Una cinta digna de su nominación pero que por poco convencional no saldrá victoriosa de la noche.
Para lo último, y no por ello la peor, dejamos El Pan de la Guerra. Una maravillosa película que ha encandilado a la crítica y que constituye la mayor amenaza para los estudios de Mickey Mouse y su Coco. Me encantaría que la estatuilla fuera para esta película Irlandesa (creo que es coproducción con Canadá) por su atrevimiento, su dibujo a mano y lo desgarrador de su historia.
Me temo que Disney Pixar se llevarán el gato al agua. Y no me molestaría que así fuera aunque sería maravilloso que el proyecto respaldado por Angelina Jolie y Jordan Peele (El pan de la guerra) se llevara a casa al “tío Oscar”.
¿Qué opináis? ¿Cuál es la mejor de las películas de animación?