Pasamos a la categoría de mejor actor de reparto en este repaso a algunas de las categorías de los Oscars 2018.
Debo decir que en esta categoría no estoy al 100% preparado ya que no he podido ver el trabajo del veteranísimo Christopher Plummer en Todo el dinero del mundo así que solo opinaré del maravilloso trabajo de sus otros cuatro compañeros de nominación.
Empezaré por el gran favorito para todos, incluido para mí, para llevarte el metal a casa. Sam Rockwell hace un papel indescriptible en la obra de arte Tres anuncios en las afueras. Con su actuación, Rockwell, consigue que odiemos a su personaje con todas nuestras fuerzas para pocos minutos de metraje después darnos cuenta de lo equivocado que estábamos. Todos los personajes de las películas están escritos fantásticamente en un guion que antes de empezar la actuación ya los hace grandes. Sin embargo, el bueno de Sam Rockwell aprovecha esa circunstancia para elevarse por encima del resto de sus compañeros en una actuación que, a falta de un término mejor, es de Oscar.
En la misma película nos encontramos a otro de los nominados, el siempre grande, Woody Harrelson. El papel de Harrelson es de menos metraje que el de su compañero de nominación y película, sin embargo, la fuerza del mismo hace que sea un candidato fortísimo para levantar la estatuilla. Recordemos además lo que le gusta a la academia premiar grandes trabajos de pocos minutos en esta categoría, ¿verdad Mahershala Ali? Un papel que sería digno merecedor de ganar el Oscar si su compañero de reparto no lo hubiera clavado. Me quedo con una escena con la INSUPERABLE Frances McDormand en la que la relación entre ambos queda patente lo difícil de la situación para los dos.
El tercer actor, que digo actor: ACTOR, en discordia para levantar a Oscar a los cielos de Los Ángeles es Willem Dafoe. Papel fantástico del de Wisconsin haciendo de hombre de mantenimiento en un edificio de apartamentos/hotel cerca del parque temático de Disney. Un papel interpretado de una forma increíblemente natural y que tiene su punto más álgido en el final de la gran cinta de Sean Baker. Pendiente siempre de las normas y siendo un cuidador en la sombra de los niños de los huéspedes, verdaderos hilos conductores de la película. Gran trabajo por el que la nominación está más que justificada.
Por último, y hablando de naturalidad al interpretar un papel, tenemos a Richard Jenkins. El actor norteamericano se hace grande interpretando a Giles, vecino-amigo-consejero de Elisa Esposito (papel de Sally Hawkins en la película). La sutileza del guion es aprovechada por Jenkins dándole unas formas a su papel que enseguida hace que te encariñes con su personaje. Premio merecido el de la nominación, pero es justo decir que está un escalón por debajo del trabajo de sus otros compañeros.
Sinceramente creo que está todo más que decidido y que sería un shock que Sam Rockwell no subiera a recoger su Oscar en la 90ª edición de los pequeños dorados. Sin embargo, me encantaría que el nombre que escondiera el sobre de la categoría fuera el de Woody Harrelson o el de Willen Dafoe. Es verdad que echo de menos algunas actuaciones en esta categoría, pero es cierto que los que están, lo merecen de sobra.
¿Está tan claro que se lo llevará el bueno de Sam Rockwell? ¿Qué opináis?