Ya creo haber comentado que últimamente estoy intentando no ver tráilers. Y es que tengo la sensación que dejo de sorprenderme cuando estoy viendo la película. Así es que hasta en las salas de cine intento entretenerme con otra cosa para no verlos.

Y esto por suerte me ha pasado con “Quién te cantará”. Sólo sabía de su ficha técnica y de algunos comentarios de ella que aparecían en las redes sociales, sobre todo en twitter. Que si por algo me gusta twitter es porque en tan poco espacio no pueden reventarte una película; a no ser, claro está, que seas un mamonaz@ y te marques un #spoiler del copón.

Y ya después me gusta leer vuestras entradas de blog y con más detalle una vez que he visto la película para establecer conmigo misma como un debate a modo de monólogo interno.

Buen, pues eso…que me fui a ver la película casi sin saber nada de ella y la verdad es que me alegro. Me alegro porque la descubrí poco a poco… No sabía nada de nadie… Iba descubriendo a los personajes poco a poco… un gustazo.

Por otra parte me maravillé con cada plano, con cada gesto de esas maravillosas actrices. Era como una lucha de titanes… a veces hasta sin palabras. Un trabajo de interpretación de 10. Unas escenas que te remueven por dentro, que te retumban, que te palpitan, que te estremecen… unas escenas que me pedian saltar de la butaca y aplaudir.

En cuanto al montaje, no he podido encontrar ni un sólo plano de relleno… todo, tuve la sensación, estaba medido con gusto al más mínimo detalle. Para mí todo era hermoso y no podía apartar la vista. Es visualmente maravillosa.

La banda sonora. Otro punto a favor de esta película. No tiene desperdicio. Interpretada a lo bestia haciendo que los pelos se te pusieran de punta.

En fin, ranit@s… qué peliculón y qué mensaje… … vaya director malvado… lo que me ha hecho sufrir… sufrir al ver tanta verdad sumergida en un sin fin de fotogramas que me hacían sentir a ratos a Almodóvar, Medem, Hitchcock, Bergman y Kubrick… pero disfrutando a la vez de una forma nueva de cine. Don Carlos Vermut, espero que me hayas permitido estas referencias… son sensaciones… en ningún momento hablo de imitación, hablo de esencia… y no se si serán cosas mías… el caso es que los ojos me han dado vueltas disfrutando de tu ESPECTACULAR trabajo. Y no, por si alguien lo está pensando, Caramel Films no me ha pagado para escribir esto. 🤣

En definitiva… “Quién te cantará” ha sido para esta rana, una exquisita experiencia cinéfila gourmet.

Y ahora si no has visto aún la película, cierra la página, vete corriendo al cine y cuando vuelvas sigue leyendo porque ¡¡ATENCIÓN que vienen SPOILERS!!

Hablemos de algunas de las escenas, detalles y mensajes que más me han llamado la atención y que me he dispuesto analizar desde mi más humilde punto de vista como aficionada al cine.

Las escenas que más me han impactado han sido las de Marta (Natalia de Molina) con su madre, Violeta (Eva Llorach). Esa madre que deja sus sueños por criar a su hija, sola. Trabajando sin descanso. Y esa niña que me la imagino creciendo prácticamente sola, sin límites que la llevan a ejercer esa tiranía sobre su madre. Hay un momento que protagoniza Marta en el que pide que le pegue su amiga y al recibir la negativa va en busca de otra chica y le confiesa haberle practicado una felación a su novio y esta responde pegándole. ¿Qué ocurre ahi? ¿Marta cree que se merece sufrir por todo el daño que hace a su madre? Pero, ¿Creéis que también por otra parte deja ver qué lo que busca de su madre es más mano dura? … En la escena del huevo frito donde Marta pide perdón a la madre se ve como ella contesta como si nada hubiese pasado… y creo que Marta busca ser reprendida, que su madre le diga que lo que ha hecho no está bien… pero nada.

Creo que la adolescencia y las consecuencias del sacrificio y amor incondicional de una madre por proteger a un hijo está extraordinariamente representado en este caso.

Lo que no acabo de entender es por qué Marta reprocha contínuamente a su madre que le miente. ¿Por qué siente que le miente? ¿Quizás ha utilizado durante años la mentira para protegerla?

Siguiendo con las escenas protagonizadas por Marta y Violeta, me llegó a retorcer por dentro los momentos en los que la hija amenaza a su madre con matarse; aunque sobre todo me angustió al máximo la última amenaza, donde se ve cómo Violeta decide dejar de estar sometida, de seguir sacrificándose.

Este punto de inflexión del personaje de Violeta me recuerda al de Lila (Najwa Nimri). Momento en el que decide no volver a sacrificarse por su madre y acaba regalándole heroína… y después, una vez que muere su madre, del mismo modo que Violeta, decide suicidarse posiblemente por sentirse responsable o con cierta culpa en relación a la muerte de su madre. ¿Qué pensáis?.

Por otra parte me encantó el detalle de “¿Y tú a quién imitabas cuando eras pequeña”? … y decía no recordar, cuando el realidad la mayor parte de su vida consistía en imitar… primero fue a su madre y después sería a Violeta. Pero ¿Después de la muerte de Violeta, qué será de Lila Cassen, en esos momentos Violeta Cassen?. Y además, ¿podemos entender la pena de Lila? No sé, yo me imagino lo triste que debe ser despertar y tener que volver a recordar el ser otra persona, porque se trata de un ejercicio puro de memoria… y claro, imagina la angustia. O al menos así lo he interpretado yo.

En fin. Que me pasaría horas escribiendo de esta película pero creo que ya es suficiente. Así que mejor os animo a escribir vuestras opiniones en los comentarios y si os apetece podemos abrir debate.

Y gracia por leerme hasta el final 😊